sábado, 1 de septiembre de 2007

La muerte de un genero


Analicemos el Humor en formato historieta.

Esta historieta la hice para un concurso, dije:"le rompo el traste a todos" pero salí segundo.
Ganó un dibujante que hizo una historieta con un estilo Alberto Breccia, en la historieta,el mismísimo Breccia , bailaba un tango con una mujer que creo que representaba Argentina o Buenos Aires o algo así, si no recuerdo mal aparecía Troilo tocando el bandoneón.El autor ganó el concurso y se llevo a casa el premio de mil pesos.

Yo traté de hacer una historieta graciosa, el humor es un tema que me interesa mucho, soy enseguida seguidor de lo que me hace realmente reír.
Muy pocas cosas causan risa, real risa sonora, y no es para nada mi opinión que solo sea gracioso lo que te hace reír a viva voz.
De echo muy pocas cosas te hacen reír "out loud", como dicen los yankees.

Lógicamente considero un éxito total que un producto echo con la intención de hacer reír (cualquiera sea este: historieta, dibujo animado, película ,monologo etc.) haga reír sonoramente.

En segundo lugar considero bueno un producto de comedia que te hace sonreír y emitir esa especie de risita que es como una tosida leve con la nariz.

En ultimo lugar está lo que te hace pensar " Que gracioso" o " Que bueno" aun si nada muta en tu austera fachada, porque reconoces una vuelta de tuerca inteligente para contar un chiste, eso lo considero logrado, correcto y ojo que logrado y correcto no es en mi opinión mediocre o pobre.
Hacer reír, realmente reír, con una historieta es muy muy difícil.

Cuando leo una historieta humoristica y me rió, sonrió o simplemente reconozco que es graciosa , considero que "me vendieron lo que quería comprar". Para citar una diva.

Esta historieta la hice con intención de hacer humor, y cuando la releo después de un tiempo cuando termino la primera pagina siempre sonrío y emito la risita silenciosa de la que hablaba antes.

La segunda pagina en cambio tiene el final de la historieta y como eso me obligaba a seguir la parte de la estructura narrativa, osea la parte del desenlace del cuento, al releer la segunda pagina pienso "Que gracioso".
Así que considero el todo como un buen promedio y el producto como una buena comedia en formato historieta.

Pero para analizar un poco mas el tema, para hilar fino, podría decir que hubiera estado mejor la cosa si también el final de la historieta me hubiera causado la risita nasal.
Remarqué que "La segunda pagina tiene el final de la historieta y eso me obligaba a seguir la parte de una estructura" para evidenciar cual fue el factor que me hizo bajar un nivel en el "humorometro".

La estructura es el archienemigo del humor y esto es un tema, porque hacer un chiste de un chiste no es gracioso, tenes que tomarle el pelo a algo lógico para causar gracia.
Saber dosificar es la clave.
Por lo tanto no pude dar rienda suelta y prioridad al humor porque tuve que resolver el final del cuento, y eso me limitó.
Ojo, no es una excusa, es lo que pasó, podría haber sido un mejor escritor de comedía y encontrar una mejor forma de cerrar sin que eso se sobreponga al humor.

Igual repito que me siento conforme con la historieta, así que remarco uno de los que creo que son los aciertos, la dulzura.
La dulzura es un peligro porque como la palabra misma empalaga enseguida, yo la considero un condimento muy efectivo, pero un condimento no más.

El conde y Boris son dos estereotipos del genero de terror de antaño, aunque Boris se toma a si mismos menos en serio que el conde.
La rubia en contraste, inspirada a una chica de la vida real que emana dulzura por los poros, nunca teme al conde y a Boris, los llama tiernos inclusive.
El conde es el personaje central para mi, el básico. En esta historieta me río de el, acá la cosa es a sus expensas.

Lo único que quiere el conde es que la chica siga el camino de un cliché narrativo para atraerla en su guarida y "abordarla".
Boris admite en la pagina dos ser un zombie pero en el cuadrito 5 sueña un besito con la rubia, de nuevo, dulzura.
Uno que la dulzura en sus historietas cómicas la dosifica muy bien es Robert Crumb.
Es un elemento muy interesante. Soltado donde no se lo espera creo que hace gracia siempre.

Para los fanáticos de la psicología creo que obviamente esta historieta también habla de mi apego a lo que funciona y que no siempre recibo bien los cambios.

Por ultimo quiero aclarar que con los 3 niveles de reacción, risa, sonrisa y simple reconocimiento de algo gracioso, no quiero absolutamente decir que no hay manera de fallar al hacer comedia en algún formato.
Todo lo opuesto, simplemente me parece que esos son los tres niveles de acierto.
El desacierto es quizás lo mas frecuente, ya que el humor me parece el genero mas difícil, y es simplemente cuando se quiere hacer reír y no se logra ninguno de esos resultados.
Para poner un ejemplo, un chiste gráfico de Nik.

7 comentarios:

Darío dijo...

Jojojoooo! Genial Tano! El comic y el texto. Un lujo. Altos abrazos!!!

Dário

Pato dijo...

Buena información Lu!!!
Estaría bueno que publicaras un comic tuyo!!!

Pato

lucesazul dijo...

muy lindo tu blog tano.
un beso grande
lu

Catriel Tallarico y Silvana Benaghi dijo...

te felicito, me habias mostrado en su momento algunas de estas paginas en blanco y negro... en color me piachen mucho mucho mas!!!!!!!
feliciteiyon!!!!!!!
un abrazo
catriel.

flor dijo...

ingenioso,perspicaz y muy tierno.

D. (de Damián) dijo...

A mi me hizo reir el título del próximo episodio.

Saludos!

Aseret dijo...

He llagado hasta aquí casi por causalidad, y me ha encantado tu viñeta. Los digujos y el texto. Creo que has empezado un buen camino para hacernos reir y hablar sobre el tema de la muerte de UN genero.

Un saludo.

Buen camino...